COLECCIóN 1991

Antonio Saura

Huesca, 1930 - Cuenca, 1998

Antonio Saura, busca y halla en el Museo del Prado a sus ancestros monstruosos, no para regodearse, sino para afrontarlos enfrentándose a ellos. Recrea la obra de Velázquez o Goya por medio del gesto automático, puro cuerpo donde se encarna el deseo de cumplir el destino último de toda representación pictórica, la escritura de la carne. Sus grabados son el resultado del compulsivo accionar de quien traza una red para atrapar y dejar a buen recaudo la carne, aunque en este caso se trate de carne pintada. Esto es lo que hace de su arte una caza furtiva y peligrosa, una visión intolerable.

Retrato de Felipe II

Retrato de Felipe II

Cromolitografía, 65 x 50 cm

Doña Jerónima de la Fuente

Doña Jerónima de la Fuente

Cromolitografía, 65 x 50 cm

El perro de Goya

El perro de Goya

Cromolitografía, 65 x 50 cm

Crucifixión

Crucifixión

Cromolitografía, 65 x 50 cm

 

© Succession Antonio Saura / www.antoniosaura.org / A+V Agencia de Creadores Visuales 2018