Fundación Amigos del Museo del Prado

Fundación Amigos Museo del Prado
Hazte amigo. Colabora, contribuye, forma parte del Museo

John Berger

2010

El día 8 de febrero, tiene lugar en el auditorio del Museo el homenaje al poeta, ensayista, novelista, historiador del arte, crítico y artista, John Berger. Al finalizar el acto, Carlos Zurita, Duque de Soria, Presidente de la Fundación Amigos del Museo del Prado, le hace entrega del Premio Fundación Amigos del Museo del Prado.




Intervienen

PLÁCIDO ARANGO ARIAS

Presidente del Real Patronato del Museo Nacional del Prado

 

FRANCISCO CALVO SERRALLER

Catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid
 


CARLOS ZURITA, DUQUE DE SORIA

Presidente de la Fundación Amigos del Museo del Prado
 



Conversación LYING DOWN TO SLEEP/ECHARSE A DORMIR

John Berger y su hija Katya Berger Andreadakis


 



Desde el año 1994 la Fundación de Amigos ha contado con la participación de John Berger en diferentes actividades. Este acto sirve como reconocimiento a su multidisciplinar trayectoria, al novedoso enfoque que ha proyectado sobre la pintura española de todos los tiempos, con especial dedicación al Museo del Prado, y a su peculiar manera de acercarse al misterio del arte y la vida.

En la línea habitual del escritor de establecer colaboraciones con artistas -pintores, directores de cine, dramaturgos...- de forma que cuestiona y trasciende las definiciones relativas al género, en esta ocasión, y mediante la pieza teatral Echarse a dormir concebida especialmente para este acto ha contado de nuevo con la pluma y la voz de su hija Katya con la que ya publicara Tiziano. Ninfa y pastor(1999), o el ensayo Tiziano. Una conversación triangular sobre la carne y los perfiles, en Tiziano y el legado veneciano editado por la Fundación Amigos del Museo del Prado con Galaxia Gutenberg/ Círculo de Lectores, 2005.

Esta performance inédita trata sobre el recuerdo y el olvido, sobre el paso del tiempo, la vejez y la muerte, desarrollada ante una reproducción casi a escala de la Cámara de los esposos de Andrea Mantegna del Palacio Ducal de Mantua, se convierte así en un cierre incomparable para este homenaje.